La pluralidad como
  identidad masónica

Masonería Primitiva

«La pluralidad como identidad masónica.»

Cuando poseemos humanismo y filosofía, arte y ciencia, ¿tenemos también la competencia para recibir y aceptar lo ajeno que somos diferentes? ¿Se puede adquirir la competencia de pluralismo? Y si es así, ¿cómo? ¿Pueden la ciencia, la filosofía y el arte, pilares del humanismo, contribuir a ello? Una disciplina no puede existir sin la otra, la fecundación y el enriquecimiento mutuos forman la vida. Este pluralismo natural, esta estructura básica de la convivencia humana, simboliza el significado del pluralismo tal como lo encontramos en todos los niveles de nuestras vidas.

Para nuestras circunstancias personales, la pluralidad describe la idea de la existencia pacífica y simultánea de diferentes sistemas, intereses, puntos de vista y estilos de vida.

Agreguemos aquí las "siete artes liberales" útiles para nuestro desarrollo:

Las tres materias lingüística y lógicamente argumentativas:

- Gramática (lingüística),

- Retórica (habla y estilo),

- Dialéctica o lógica (inferencias y pruebas)

y las materias de matemáticas:

- Aritmética (teoría de números),

- Geometría (geometría y geografía),

- Música (teoría musical y claves),

- Astronomía (esferas, cuerpos celestes, astrología).

En la antigüedad, la adquisición de conocimientos en estas siete materias no consistía en la educación escolar general, sino que el objetivo era filosófico. Platón ya mencionaba las materias matemáticas en su POLITEIA en relación con la formación del estadista ideal junto a la filosofía.

Además de los tres pilares del humanismo, parece importante mencionar también las siete artes liberales en el camino hacia la filosofía: Según Platón, el concepto de formación de la filosofía es el amor y la búsqueda de la sabiduría. Y la sabiduría también significa la capacidad, en vista de las muchas decisiones individuales de la vida cotidiana, de vigilar el conjunto.

Y precisamente en la diversidad de las personas, en la diversidad de sus cualidades y de sus opiniones, reside la gran oportunidad del género humano.

¿Tenemos suficiente "sabiduría" en nuestra cultura supuestamente bien desarrollada, es decir, la capacidad de reconocer conexiones cruciales y, con base en este conocimiento, también el coraje para tomar las decisiones éticamente más sensatas? ¿Nos perdemos en la diversidad de todos estos enfoques, o somos capaces, a pesar o gracias a esta diversidad, de mirar el todo?

Si ahora tenemos humanismo y filosofía, arte y ciencia, ¿tenemos también competencia de pluralismo? ¿Competencia para permitir y soportar la reticente extranjería dentro de la propia tradición?

Gotthold Ephraim Lessing recordó esta dimensión en sus pensamientos ilustrados -utópicos- sobre la tolerancia en la forma del poema dramático NATHAN DER WISE: El ideal de convivencia a través de la tolerancia, la razón y la humanidad. Las palabras clave que Lessing convierte en el núcleo de su concepto humanitario son la filantropía, la ayuda, la tolerancia, la caridad y la educación.

Una mirada al presente muestra que las diferencias entre las personas de nuestra sociedad en términos de origen, afiliación religiosa y bagaje cultural ya no son llamativas, sino que forman parte de la vida cotidiana. Las ideas básicas de nuestra constitución -dignidad humana, igualdad y tolerancia- no se invocan en abstracto, sino que son el fundamento de nuestra convivencia.

En su forma actual, la masonería data del siglo XVIII. Incluso si la historia de cómo se produjo se presenta de diferentes maneras, en última instancia es una síntesis de las diversas ideas y percepciones que produjo el impacto en la religión, la filosofía, la ciencia, la sociedad y la política. La masonería sirvió como un pegamento que mantuvo unidos los elementos y componentes dispares de un mundo fracturado, una cosmovisión fragmentada.

¿Y hoy? ¿Está el mundo menos “desgarrado” hoy? No sabemos cuán desgarrada estaba en ese momento, o solo podemos adivinar. El mundo se ha vuelto “más pequeño” debido a la infraestructura, los medios de transporte y la tecnología de la comunicación. Se nos informa en segundos sobre los eventos del otro lado del mundo, y solamente entonces nos damos cuenta de lo fracturado que está el mundo hoy y de la importancia de la masonería como el pegamento que mantiene unidos los diferentes elementos y componentes del mundo fracturado y las cosmovisiones fragmentadas de hoy. .

Pero también reconocemos la belleza, la diversidad, lo bueno y lo valioso de este mundo. Y tenemos que reconocer eso: ¿de qué otra manera deberíamos saber cuáles son nuestras preocupaciones, nuestros objetivos? Debemos saber que hay luz cuando estamos en la oscuridad y queremos buscarla y encontrarla.

Así que depende de nosotros, de la gente, de cada individuo, construir un mundo pacífico y humano. El mundo y el futuro en él pueden ser moldeados.

La antropología nos dice que el hombre tiene un conocimiento empírico atemporal a partir de su capacidad de experiencia y memoria, pero un conocimiento cognitivo limitado a partir de su capacidad de pensar. Pero tendría la oportunidad de obtener información a través de la razón que se le dio.

Se dice que nacemos incompletos, incompletos en espíritu y ser, y consciente e inconscientemente luchamos constantemente por la perfección. Con cada paso nos damos cuenta de lo lejos que aún estamos. ¿Es esta lucha la que da lugar a cualidades especiales en cada persona, su carácter, porque cada persona tiene una idea diferente de la perfección y cada persona busca su propio camino para llegar allí?

¿Y en qué estamos trabajando? Uno de los principios masónicos es el trabajo sobre uno mismo, es decir, en el autoconocimiento, autocontrol y autoennoblecimiento. Pero este trabajo sobre sí también requiere socialización. ¿Cómo voy a conocerme a mí mismo cuando estoy solo, cómo puedo ejercer el autocontrol y lograr el ennoblecimiento de mí mismo? El hombre se desarrolla mejor en comunidad.

Y en esta comunidad tenemos que definir nuestra identidad. Al hacerlo, reconocemos que esta identidad se basa en una pluralidad de justificaciones y argumentos. De esta identidad surge la solidaridad, que es de fundamental importancia.

Ciertamente, hay varios caminos hacia las identidades, pero me gustaría limitarme a dos aquí: la identidad construida, es decir, una identidad deseada definida que luego uno trata de vivir. Esto puede funcionar si esta identidad deseada coincide con la autenticidad de los miembros. O una identidad surge del caos. Observar y evaluar constantemente un desarrollo hasta que sea posible en un momento determinado nombrar las peculiaridades de una comunidad a través del reconocimiento analítico. Estos tienen entonces la más alta autenticidad - vienen de sí mismos, de sí mismos. Sin embargo, es importante objetivar este conocimiento y compararlo con los valores vividos personalmente. Solo cuando la identidad creada en la comunidad corresponde a estos valores, los miembros de esta comunidad encuentran esa realización.

Una identidad auténticamente vivida irradia hacia afuera, cada individuo puede irradiarla hacia afuera. ¿Reconocemos la oportunidad en la que podemos comportarnos masónicos, incluso buscamos oportunidades? ¿Y cómo nos comportamos entonces? Este es el campo de actividad de cada individuo: nuestra esfera inmediata de actividad, donde podemos ser un modelo a seguir.

La pluralidad como identidad

El concepto pluralista y liberal es la base y la identidad de la masonería. En consecuencia, las logias de hombres, logias para hombres y mujeres, así como las logias de mujeres encuentran su hogar. Estamos buscando personas que puedan identificarse con él, y que puedan reconocer sus propios valores y actitudes subjetivos y muy personales hacia la vida. Así nos encontramos en la Masonería. Porque estamos aquí con personas, afines en espíritu y con valores.

Bernhard N.